lunes, 31 de agosto de 2015

Celta 3 Rayo Vallecano 0


 Mucha suerte para el Celta en este arranque liguero, jugando los dos partidos contra rivales que desde el inicio se quedaron con 10 jugadores. El equipo de Berizzo, aún está muy lejos de su juego, y estos dos partidos son cómo una especie de espejismo, pero a nadie le amarga un dulce, y es importante arrancar con victoria.
El castigo al Rayo fue el premio a un equipo que salió punzante en ataque porque fue atrevido en defensa. Ajustó la presión como nunca el Celta, recuperó bien arriba y buscó la respuesta rápida, desarmó al equipo vallecano en la jugada del penalti y expulsión, pero no dejó de hacerlo duranet bastantes minutos. Por ahí pudieron llegar más goles si Iago Aspas hubiese atinado en dos mano a mano que tuvo ante Juan Carlos, el sustituto de Toño. No hubo réplica del Rayo, incómodo sin el balón, incapaz de aliviarse ante la guerrilla que no dejaba de encimarle, desafortunado también con avatares como la lesión de Zé Castro, que le dejó con una única de opción de cambio en el minuto 24, perdiendo y tras haber realizado dos que no eran de carácter ofensivo.

 Con ese bagaje el Rayo se encontró sin argumentos para disputar el partido con garantías de éxito y se abocó a que el desastre no fuera de grandes proporciones ante un oponente al que tampoco le acompañó el don de la contundencia. Pero si con uno arriba estaba cómodo el Celta, con dos llegó a un balnerario. Nolito firmó un nuevo gol con un disparo que quiso ser colocado y que se envenenó en una leve carambola con las piernas de Amaya y su compañero Hernández.
 El Rayo siempre es un equipo incómodo para una defensa. Quiso crecer con la pelota y siempre con la línea bien cerca de la línea de medio campo para llegar bien junto al área del Celta, pero ni era el día ni da la impresión de estar todavía maduro. Acabó agotado y expuesto a la habilidad de los pasadores celestes o a la estrategia, con la que encontró un gol postrero obra de Fontàs. Nunca dejó de tirar desmarques el Celta, de buscar. Y se fue a la cama líder. O no. Pero se fue líder.
El mejor del celta en la primera jornada fué Orellana, está vez el mejor fué Nolito, dos goles y una asistencia e hiperactivo durante todo el partido, un mensaje claro para Vicente del Bosque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario